Historia

UNA FARMACIA FAMILIAR

La Farmacia Simón fue adquirida por Joan Anton Simón en el año 1974 a quien le debe el nombre, anteriormente perteneciente a un farmacéutico director y propietario de un laboratorio.

Simón desde niño tuvo afición por la medicina pero por cuestiones del destino acabó estudiando farmacia. A lo largo de los años se especializó en formulación magistral, fitoterapia, y también montó un laboratorio de análisis de potabilidad de agua química y bacteriológica. Su lema siempre fue: "SER PERSONA, DESPUÉS FARMACÉUTICO Y POR ÚLTIMO TENDERO"; lema que hoy en día sigue siendo el alma de la farmacia. En el pueblo es muy respetado y querido por sus habitantes.

Tras su jubilación a finales del 2006, la farmacia pasó a manos de Maria Rosa Alvez, su esposa, que ya trabajaba codo con codo junto a él en la misma, pero que decidió darle un lavado de cara y actualizarse más a los tiempos de hoy día. Rosa estudió farmacia pero, al igual que Joan Anton, su idea inicial fue la medicina; ¿almas gemelas?, ¡definitivamente sí!.

También trabajó en una multinacional farmacéutica, así que desde los 90 nos ofrece muchísima experiencia y de primera calidad. Junto a un equipo formado por dos farmacéuticas, dos técnicos y una experta en dermocosmética la farmacia Simón es conocida por tener un ambiente agradable, glamuroso, cálido y diferente.

¡Ven a conocernos!